post title

Bypass Gástrico

El bypass gástrico es un procedimiento quirúrgico que se realiza a través de laparoscopía para el control definitivo de la obesidad. Es una cirugía mixta, restrictiva y que produce cambios de absorción. Consiste en una modificación anatómica del aparato digestivo, mediante la división del estómago en dos partes, una pequeña (30 ml) que es la encargada de recibir al alimento, y el resto que permanecerá en el organismo produciendo las sustancias digestivas necesarias, pero sin tener ya el paso del alimento a través del mismo. De esta forma, la cantidad de alimento ingerido se reduce ocasionando sensación de saciedad temprana.

post-img

Para que el alimento siga su curso natural, se une el pequeño estómago al intestino delgado por delante del estómago inferior donde se mezclará el alimento proveniente del pequeño estómago con las sustancias producidas provenientes del resto del estómago para su completa digestión. De esta manera, usted comerá cerca del 30% de su alimentación habitual, absorbiendo aproximadamente el 60% del total de las calorías ingeridas, con lo que irá perdiendo peso progresivamente.

El bypass gástrico se realiza bajo anestesia general, tiene una duración de aproximadamente 2.5 horas, y requiere de dos a tres noches de internamiento. La pérdida de peso es en promedio del 90% del exceso de peso en el primer año. Este procedimiento ha mostrado mejores resultados que la cirugía puramente restrictiva.

Posterior al procedimiento se requerirá de asesoría nutricional para hacer más efectiva y segura esta cirugía, así mismo se recomendarán algunos complementos vitamínicos para asegurar una pérdida de peso saludable y equilibrada. Como en todos los procedimientos para control de peso, el ejercicio es importante para mejorar la condición física, dar firmeza a los tejidos y mejora la pérdida de peso.

El bypass gástrico es la cirugía mayormente practicada a nivel mundial, y con la que se han obtenido mejores resultados en cuanto a pérdida de peso y mantenimiento del peso perdido a largo plazo; además de que favorece la resolución de las enfermedades asociadas a la obesidad (diabetes tipo 2, hipertensión arterial, hiperlipidemia, etc.).